“El antídoto para una digitalización laboralmente integradora se llama formación”

UGT lleva tiempo señalando que las TIC, la digitalización y todo este vertiginoso proceso que hemos dado en llamar “Revolución 4.0”, no debe ser estigmatizado, pues las tecnologías no son buenas o malas en sí mismas, sino en función de cómo se apliquen en la mejora -o deterioro- de la vida de los ciudadanos y del mundo del trabajo.